Post parto "real"

26.04.2018

En una nota publicada por el diario El país, en relación a las fotos de la Duquesa de Cambridge a horas de haber dado a luz a su tercer hijo, la ginecóloga y obstetra Ariana Serrano afirma:
"Si el parto ha sido natural, vaginal y sin epidural o con una dosis muy baja -denominada walking epidural- sí es posible que Kate Middleton pueda irse a su casa con tanta rapidez".
Perfecto. Es posible desde la mirada clínica. Pero ¿Es conveniente?
Y aquí la polémica no pasa tan solo por la salida rápida del hospital (que tiene que ver más con una cuestión de acelerar los tiempos en la atención hospitalaria), sino por la imágen tan cuidada y producida de la madre reciente.
Todos los diarios, revistas y portales hacen hincapié en lo espléndida que se veía Kate Middleton, con su pequeño de sólo siete horas de vida en brazos.
Si bien creemos en que cada parto y puerperio es tan único como cada mujer y su situación particular, todo cuerpo que ha pasado por la enorme y titánica tarea de parir a un bebé necesita descansar, y no precisamente en unos tacos altos. Nos imaginamos a la madre reciente teniendo que secarse el pelo, maquillarse, fajarse y ponerse un vestido a horas de haber parido, y no podemos evitar sentir cierta incomodidad.
Aunque también cabe aclarar que hay mujeres que sí disfrutan "arreglarse" antes de la llegada de las visitas, o que se sienten honestamente más cómodas vestidas y peinadas que con un camisón todo el día. Y no por eso son peores madres.
Desde acá nos preguntamos qué hay detrás de querer mostrar a una mujer producida "como si nada le hubiera pasado" luego de atravesar un parto, como un modelo aspiracional.
Haya tenido el parto que haya tenido, todos los órganos de la mujer están intentando volver a su lugar habitual, sus hormonas están en plena revolución y mientras unas han desaparecido bruscamente del cuerpo, otras están trabajando a toda marcha para, por ejemplo, producir leche.
Y todo esto tiene consecuencias físicas visibles tanto en la madre como en el niño, si no se lo intenta ocultar o disimular.
Muchas veces se cuestiona a las mujeres que posan en las tapas de revistas luego de su reciente maternidad, contando cómo hicieron para recuperar su abdómen plano en tiempo récord. O cómo su bebé duerme toda la noche y de corrido desde el día uno. Y ya sabemos las consecuencias negativas que pueden traer este tipo de discursos a otras mujeres madres que no se sienten ni se ven como aquella imágen que se vende como ideal.
Acá pasa lo mismo.
Lo interesante es que, raíz de estas imágenes de la Duquesa, se generó una espontánea e irónica respuesta de muchas mujeres en las redes sociales, que mostraban sus propias fotos de post parto.
Nos parece importante cuestionar que al complejo estado emocional de una mujer puérpera haya que sumarle la obligación de verse espléndida cada vez más rápido. Como si todo el proceso de gestación hubiera sido un trámite que no repercute ni modifica a la mujer, su cuerpo y su psiquis.