Tapas que hablan

06.09.2018

La tapa de la última edición de la revista ParaTíMamá generó más que controversia en el mundo de la maternidad instagrammer.

Mucho se cuestionó, y rápidamente -casi en simultáneo- mucho se dijo a raíz de estos cuestionamientos. Brotaban los comentarios "a favor" o "en contra" de la foto, de la revista y de la modelo.

Con la intención de echar luz desde nuestra mirada y perspectiva, como mujeres que acompañamos a embarazadas, madres recientes y no tanto, es que escribimos estas palabras.

El punto no está en la mujer que aparece en la foto, ni en su exposición, ni en su figura, ni en el photoshop, ni en que muestre su cuerpo descubierto. El punto está en todo lo que hay detrás de la elección de una foto como esa para una tapa de revista. Frenemos acá. Estamos hablando de una tapa, con todo lo que sabemos que simboliza estar ahí y no en otro lado. La tapa es EL LUGAR a dónde se muestra aquello que está bien, y termina siendo una imágen que queda fijada y que construye lo que socialmente aceptamos como referencia.

Muchas que están leyendo seguramente pensarán: "No, yo no me identifico con lo que muestran las revistas. No apunto ahí". Puede ser. Pero la verdad es que en el imaginario colectivo está bien verse espléndida luego de un bebé, y no tan bien tener panza, estrías, brazos sin marcar y cara sin maquillaje. Pensemos que hoy en día sorprende y más aún, es noticia, cuando una marca decide poner fotos sin editar en sus campañas, o muestra cuerpos con estándares de bellezas distintos al dominante.

Y no, acá no estamos diciendo que haya cuerpos "más reales" que otros, o que está mal ser/estar flaca luego de tener un bebé. Estamos diciendo que este tipo de fotos en una revista destinada a embarazadas o mamás les está diciendo que esa es la imágen aceptada, la imágen "que vende". Y en esta sociedad, lo que no vende no es bueno.

Insistimos, como mujeres que trabajamos cotidianamente con puérperas, podemos asegurar que esto es un mensaje que lejos está de contribuir o acompañar a quienes leen ese tipo de revistas.

Desde Lazo Natal hacemos hincapié en la importancia del respeto al deseo materno, por esto mismo jamás juzgaríamos a quien elige hacer esa u otras fotos similares. Nunca opinaríamos sobre si está bien o mal querer tener un cuerpo firme y delgado luego de tener a un bebé (o sin haberlo tenido nunca).

En los comentarios se han dicho cosas hirientes acerca de la protagonista de la imágen y para nada acordamos con el dedo juzgador de ninguna mujer hacia otra. Porque todas deberíamos poder hacer lo que querramos. En particular, de Camila sabemos concretamente que trabaja ad honorem en una fundación que ayuda a mujeres humildes en temas de lactancia y maternidad, pero aún así no lo hiciera, de nuevo, ese no es el punto.

Lo que sí cuestionamos es el mensaje que deja esa foto en una tapa, y cuestionamos que no nos haga ruido que la mayoría de las revistas tienen a mujeres: delgadas, de piel blanca, felices y muchas veces desnudas, porque la mujer desnuda siempre es más redituable. Si están pensando que eso no es tan así, hagamos un ejercicio: pensemos un segundo cómo nos resultaría una imágen de un padre desnudo con su hijo en brazos, en una nota en la que hable de paternidad. O una nota con imágenes de una mujer con estrías y celulitis hablando sobre la maternidad sin hacer referencia a su cuerpo y como hizo para "aceptarse".

Sería inocente negar que no hay nada detrás de las decisiones editoriales o de marketing.

Por esto coincidimos en el peligro (no tan) sutil que encierran este tipo de elecciones en medios de comunicación. 

Estamos acá para pensar y repensar, ´porque esa es la única manera de avanzar. No nos detengamos en la guerra chiquita entre nosotras, que de nada sirve.

Pensemos, reflexionemos, debatamos y respetémonos. Para hacer entre todas una imágen de la maternidad que nos encuentre representadas y nos aleje de los mandatos y metas -muchas veces- inalcanzables.


#LazoNatal #Maternidad #Lactancia #Crianza #CamilaCavallo #ParaTiMamá